Sacando el cajón del detergente de su lavadora puede limpiarlo correctamente bajo el grifo, asegúrese de los tubos de drenaje del suavizante y la lejía no están atascados, así su lavadora admitirá el suavizante y la lejía al completo.Recuerde, debe estar libre de residuos de jabón.
Nunca llene en exceso el deposito de suavizante o lejía, sólo conseguirá que este se vacíe solo junto con el jabón, neutralizando su efecto, y su ropa no saldrá limpia, teniendo que volver a lavarla.