Hecho por Nosotros Mismos

La Wiki del Hágalo Usted Mismo y la Bricopedia en Internet
 
PortalÍndiceFAQBuscarRegistrarseConectarse
HxNM REQUIERE COLABORACIÓN
Opciones de apoyo

Para mayor información visita este tema, clic aquí

Llave de Ajuste Coflex
Visitanos en las Redes Sociales
Síguenos en Facebook Síguenos en Pinterest Síguenos en Twitter Únete a la comunidad G+
Índice Compacto
ARTES y OFICIOS, Seguridad, Últimos artesanos, Albañilería, Libros de Albañilería, Construcción de viviendas, Mecánica automotriz, Libros de Mecánica, Mecánica Otros Vehículos, Carpintería en madera, Libros para Madera, Tornería en madera, Soldadura y Herrería , Libros de Soldadura y Herrería, Tornería mecánica, Plomería, Libros de Plomería, Electricidad, Libros de Electricidad, Agricultura, Libros de Agricultura, Modelismo, Libros de Modelismo, Libros no especificados, HERRAMIENTAS, Informática, Libros de Informática, Programas, Manuales, Eléctricas, Industrial, Folletos de herramientas, Folletos Materiales, HOGAR, Mantenimiento, Libros de hogar, Bricolaje, Electrodomésticos, Tips, Cocinas y estufas, Hornos y asadores, Ellas, Niños, Mascotas, Gastronomía, DEPORTES, Camping, Libros de Camping, ECOLOGÍA, Reciclaje, Energía solar, Energía eólica, Otras, USO LIBRE, Mundo, General, Reflexiones, Biografías, Humor, Música, NAVEGACIÓN DEL FORO, Reglamento, Anuncios, Pedidos, Tutoriales, Consultas, Pruebas, Navidad

Comparte | 
 

 Biografía de Henry Ford

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ezefamo
Admin
Admin
avatar

El miembro no ha recibido ninguna advertencia

MensajeTema: Biografía de Henry Ford   Dom 30 Ene 2011, 1:34 pm


HENRY FORD
El nombre Henry Ford es sinónimo de innovación. Pero la vida de este gran estadounidense no es una historia de éxito obtenido de la noche a la mañana.

Henry Ford nació en 1863 en una granja de Michigan, hijo de un irlandés y una descendiente de holandeses. Pudo haberse dedicado a la agricultura, dado su amor por el campo y los valores rurales, pero algo aún más fuerte impulsó su imaginación: la mecánica, la maquinaria, la comprensión sobre cómo funcionaban las cosas y un sueño de un sin fin de nuevas posibilidades.

Desde niño, Henry tuvo una gran aptitud para inventar cosas y la usó para hacer máquinas que reducían las fatigas del trabajo en la granja paterna. A los 13 años, vio pasar una locomotora de vapor cerca de un camino rural y esa visión fue decisiva en su fascinación por las máquinas.


A los 16, contra los deseos de su padre, Henry dejó la granja y se fue a la ciudad de Detroit, donde encontró trabajo como aprendiz de mecánico. Durante los siguientes años avanzó constantemente y llegó a ser ingeniero en jefe de la Compañía de Iluminación Edison. El joven era incansable y se sentía listo para aventurarse en la ingeniería automotriz, un campo en el cual había estado experimentando.

A los 24 años se casó con Clara Bryant, una amiga de su hermana. Él la llamaba “La Creyente” porque era la única que lo animaba en sus planes de construir un carruaje sin caballos desde sus primeros años juntos, convencida de que lo lograría.

Mientras Henry Ford vigilaba los motores de vapor y turbinas que producían electricidad para Detroit, su patrón Edison y otros inventores estadounidenses y europeos estaban adaptando dichos motores a pequeños vehículos de pasajeros.

En 1883, Karl Benz recibió una patente para un carro que usaba petróleo y gas como combustibles, el cual demostró en las calles de Mannhelm, Alemania.

A fines del siglo XIX, cualquier mecánico con herramientas, una mesa de trabajo y una sana imaginación podía convertirse en un titán de la naciente industria automotriz. Mientras continuaba su carrera en la compañía de Edison, Henry Ford se dedicó a diseñar un automóvil que funcionara.

En 1891, le presentó a su esposa Clara un diseño de un motor de combustión interna, dibujado en una hoja de partitura musical. Convertirlo en realidad era otro asunto, pero dos años después, justo en la Nochebuena, realizó una exitosa prueba de uno de sus motores en el fregadero de su cocina.

El motor era tan sólo el corazón de la nueva máquina que Ford esperaba construir. Durante las noches y en los fines de semana, se encerraba en un cobertizo en la parte trasera de la casa familiar, construyendo el resto del carro. Era tal su obsesión, que los vecinos lo llamaban “el Loco Henry”.

Sin embargo, a las dos de la mañana del cuatro de junio de 1896, “el Loco Henry” abrió un gran agujero en la pared del cobertizo y salió al volante de su automóvil.

Durante las semanas siguientes, fue visto con frecuencia manejando por las calles de Detroit su nuevo vehículo, que no era más que un bastidor de calesa montado sobre cuatro ruedas similares a las de una bicicleta, llamado Cuadriciclo. Éste fue el primer vehículo de motor que circuló por esa ciudad y para ello Ford tuvo que solicitar un permiso especial al ayuntamiento.

Ese mismo año, Henry Ford asistió a una junta nacional de los empleados de Thomas Alva Edison, quien había sido su ídolo durante años. Cuál no sería su sorpresa cuando fue Edison quien pidió conocer al joven inventor, después de haber escuchado que un oscuro ingeniero de su compañía en Detroit había construido un automóvil.

“Jovencito, tiene usted la idea correcta”, le dijo Edison a Ford, “siga adelante con ella”. Irónicamente, fue firme al expresar que Ford no debía perder el tiempo tratando de que un carro pudiera funcionar con electricidad.


De regreso en Detroit, Ford vendió su prototipo en 200 dólares, renunció a la Compañía Edison y se hizo socio de la recién fundada Compañía de Automóviles de Detroit. Esta empresa fracasó antes de poder producir algún automóvil y Henry Ford fue despedido. Como dato curioso, le comento que dicha compañía logró sobrevivir, reorganizándose y convirtiéndose en la Cadillac.

Ford estaba decidido a seguir su sueño y se involucró en el diseño de coches de carreras, ganándole en una competencia a Alexander Winton, un famoso constructor de Ohio. Gracias a este triunfo, consiguió el respaldo financiero del comerciante de carbón Alexander Malcomson.

En 1903, hace 100 años, Ford y Malcomson fundaron la Ford Motor Company, en asociación con una docena de inversionistas. La compañía inició con un capital de 28,000 dólares y algunos socios contribuyeron con otros bienes, como los hermanos John y Horace Dodge, que proporcionaron los motores.

El primer automóvil ofrecido por Ford Motor Company fue descrito como “la máquina más perfecta del mercado” y “tan sencilla que un muchacho de 15 años puede manejarla”. Su primera venta fue hecha al Dr. Pfennig de Chicago, quien compró un Modelo A un mes después de la incorporación de la compañía.

La primera venta trajo esperanza, y la naciente compañía automotriz dio sus primeros pasos seguros. Un total de 1,700 Modelos A salieron de la antigua fábrica de carretas durante los primeros 15 meses de operación.

Uno de los socios de Ford Motor Company, James Couzens, fue quien vendió el primer Ford y desarrolló la organización mundial de distribuidores.

Couzens encontró que las exposiciones de automóviles eran ideales para encontrar clientes, ya que atraían hasta 4,000 personas al día en ciudades como Detroit, Nueva York, Filadelfia, Boston, Indianápolis, San Francisco y San Louis. Couzens asistía a todas y para 1905, su diligencia rindió frutos; había conseguido más de 450 agencias Ford.

El primer distribuidor de Ford fue William Hughson, un joven aventurero originario de Búfalo, Nueva York, a quien a la edad de 16 años, las románticas historias del Oeste lo llevaron a San Francisco.

Justo cuando se formó la Ford Motor Company, Hughson compró 12 vehículos, los cuales estuvieron guardados durante tres años en una bodega, hasta que la gente de San Francisco se persuadiera de que el automóvil no era simplemente un juguete para los ricos.

El trágico terremoto de San Francisco de 1906 probó la versatilidad y utilidad de sus Fords, cuando Hughson los asignó a la Cruz Roja para trabajar como ambulancias. Los automóviles iban a donde los caballos resbalaban o se negaban a entrar. El heroico trabajo desempeñado por los Fords hizo que la gente se diera cuenta de su verdadero valor y se convirtieron en los vehículos de trabajo para reconstruir San Francisco. Hughson disfrutó otros 60 años de éxito.

Diez años después, en 1916, antes de que iniciara operaciones Ford de México, se inauguró la primera agencia Ford en nuestro país, la Compañía Distribuidora de Automóviles en Mérida, Yucatán.

En sus inicios, el automóvil había sido poco más que un juguete para los ricos. Ford sabía que tenía la oportunidad de convertirlo en una necesidad. Aunque él no inventó el automóvil, se le puede dar todo el crédito por fabricar uno que millones podían adquirir. La filosofía que lo guiaba era: “Construiré un vehículo motorizado para la gran multitud, con un precio tan bajo que ningún hombre se quedará sin poseer uno”.

Entre 1903 y 1908, Ford y sus ingenieros recorrieron febrilmente 19 letras del alfabeto, del Modelo A al Modelo S, algunos de los cuales fueron modelos experimentales que nunca salieron al público.

Continuando con el abecedario, el automóvil de sus sueños se llamó Modelo T y cuando el sonido de su motor apareció en la historia en octubre de 1908, el mundo cambió.

Henry Ford estaba tan emocionado cuando sacó el prototipo de la fábrica para su primera prueba de manejo, que no pudo manejarlo y un asistente tuvo que ponerse al volante.

El Modelo T era sencillo, ligero y resistente; tenía un motor de cuatro cilindros, 20 caballos de fuerza y una transmisión de dos velocidades. Se convirtió en el símbolo del transporte barato, confiable, que podía circular sobre caminos sin pavimentar, a menudo enlodados, donde otros automóviles no podían.


Los primeros Modelos T fueron vendidos en 825 dólares, una ganga inesperada comparado con otros automóviles. Pero aún más sorprendente fue que durante los siguientes 19 años de su producción, Ford Motor Company continuó bajando su precio constantemente; en 1922 costaba tan sólo 269 dólares.

En su primer año, la producción del Modelo T alcanzó 10,660 unidades, rompiendo todos los récords de la industria y reformando la vida de las personas de manera profunda:

Los viajes que alguna vez tomaron horas en caballo o en calesa, ahora tomaban un cuarto del tiempo o menos. Visitar a la familia y a los amigos se volvió más fácil que nunca y los círculos sociales se ampliaron. Además, era un excelente vehículo utilitario para transportar madera, cosechas u otra carga.

Henry Ford siempre pensó globalmente. Desde su primer año, su compañía empezó a exportar automóviles y a iniciar su expansión a todo el mundo.

Para mantenerse a la cabeza de la demanda, Ford inició la producción en masa en su fábrica. Él había visitado una planta empacadora de carne y había observado que el proceso de empaque de la carne requería que los carniceros permanecieran en un lugar, mientras que los cortes de carne se movían en una línea. Ford razonó que si cada obrero permanecía en un lugar con una tarea, el automóvil tomaría forma más rápidamente conforme avanzara en la línea, ahorrando incontables horas-hombre.

La línea de ensamble móvil comenzó en la planta Highland Park de la compañía en 1913. Esta técnica inmediatamente hizo que el ensamble fuera casi ocho veces más rápido y los Modelos T salían de la línea cada 10 segundos de todos los días hábiles.

Se producían más automóviles en menos tiempo, los precios bajaban y más gente los estaba comprando. El efecto mejoró la economía general con nuevos empleos, no sólo en la industria automotriz, sino también en industrias de apoyo como las del acero, hule y petróleo.

Ford también fue el empresario que aumentó los salarios de sus trabajadores para convertirlos en consumidores y, por lo tanto, en compradores de sus automóviles.

Henry Ford sorprendió al mundo en 1914, al anunciar que el salario mínimo en la compañía sería de 5 dólares por un día de trabajo de 8 horas, más del doble de la tarifa existente. Afirmó que podía encontrar métodos de manufactura que elevaran los salarios, ya que si los reducía, recortaría el número de sus clientes.

El Modelo T indujo una revolución urbana, la línea de ensamble móvil promovió una revolución industrial y el salario diario de 5 dólares impulsó una revolución social. Por todo esto, el Modelo T sería llamado “el Automóvil del Siglo”.

Después de un conflicto con los accionistas, la Ford Motor Company se convirtió en propiedad total de Henry y Clara Ford y su hijo Edsel, quien sucedió a su padre como Presidente de la compañía en 1919, a la edad de 26 años, ayudando a modernizar la línea de Ford y continuando con la expansión de la empresa.

Fue en 1925 cuando Ford Motor Company, enfocando sus metas de expansión y apertura, estableció su Planta de Ensamble en la Ciudad de México, dentro de una bodega rentada en el Barrio de San Lázaro. Allí se ensambló por primera vez en México el Modelo T.

Edsel también contribuyó en el desarrollo de la planta Rouge en Dearborn, Michigan, el complejo industrial privado más grande del mundo, la introducción de la producción de aviones Ford tri-motores, utilizados por las primeras aerolíneas comerciales de Estados Unidos, así como un gran número de labores filantrópicas.

Ante los nuevos y sofisticados modelos de la competencia, el joven Edsel tuvo que enfrentarse repetidamente a su padre, quien se negaba a cambiar su querido Modelo T por otros más acordes con los nuevos tiempos. Finalmente, Henry Ford cedió y en 1927 salió el último Modelo T de su fábrica.

Las plantas de Ford cerraron durante seis meses mientras la compañía se equipaba con para producir el nuevo Modelo A, que reemplazaría al ya anticuado Modelo T y que también fue un éxito.

Eventualmente, los consumidores demandaron más lujo y potencia. Ford Motor Company estaba lista con su primer motor V-8, presentado en 1932. A la edad de 69 años, Henry Ford se dedicó al proyecto. El automóvil tenía varios tipos de carrocería con líneas elegantes y un motor de 64 caballos de fuerza, la envidia de la industria.

Ford empleó afroamericanos desde el principio y les dio los mismos salarios que a los blancos, cuando nadie lo hacía en su país. También se ocupó de que en sus plantas pudieran trabajar las mujeres, ya que también eran consumidoras en potencia si tenían un sueldo decente.

En contraste, Henry Ford fue un anti-judío militante, condecorado por Hitler en 1938 con la Gran Cruz de la Orden Suprema del Águila Alemana y un enemigo acérrimo de los sindicatos. A mediados de la década de 1930, se resistió a ellos con todas sus fuerzas.

En esa época, Ford despidió a 4,000 trabajadores porque eran o querían ser miembros de la Unión de Trabajadores Automotrices, el sindicato ya reconocido por Chrysler y General Motors.

En abril de 1941, 50,000 trabajadores fueron a la huelga en la planta de Rouge. Ford, que estaba dispuesto a cerrar la fábrica antes que aceptar la existencia del sindicato, finalmente cedió cuando su esposa Clara amenazó con divorciarse si él no reconocía a la Unión de Trabajadores Automotrices.

En 1942, Ford Motor Company dejó de fabricar automóviles en sus plantas de Estados Unidos, para enfocarse en la producción militar. Con el apoyo de Edsel Ford y pese a los sentimientos encontrados de su padre, simpatizante de Hitler, el enorme programa de guerra produjo 8,700 bombarderos B-24, 57,900 motores para avión y más de un cuarto de millón de tanques, camiones y otros vehículos militares. La compañía dejó en claro que estaba al servicio de Estados Unidos y a favor de la recuperación de la paz.


Justo cuando su programa de producción durante el conflicto bélico estaba alcanzando la máxima eficiencia, Edsel Ford murió en 1942, a la edad de 49 años. Entristecido, Henry Ford reasumió la presidencia hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.

En 1945, el nieto mayor del fundador, Henry Ford Segundo, se convirtió en Presidente a la edad de 28 años y probó ser la persona idónea para dirigir la transición de la compañía de un negocio familiar a una empresa moderna, de propiedad pública.

Henry Ford murió dos años después, el 7 de abril de 1947, a los 83 años, habiendo sobrevivido al Modelo T por casi veinte años.

En el presente, Ford Motor Company es dirigida una vez más por un miembro de la familia, un biznieto de Henry Ford, William Clay Ford, Jr., quien el pasado lunes 16 de junio encabezó los festejos por los 100 años de la compañía.

Una frase de Henry Ford define muy bien su polémica personalidad: “Un idealista es una persona que ayuda a la demás gente a ser próspera”.

Investigación y Guión: Conti González Báez

Fuente


¡Hola Invitado! ¿Necesitas ayuda en algo?
¡¡¡ Ayúdanos a ayudarte, explica con el máximo de detalles tu problema !!!
¡¡¡ Recuerda que no vemos, ni sabemos qué es lo que necesitas !!!
No te olvides de redimensionar las imágenes a 800x600 px así nos ahorrarás mucho trabajo


Las personas inteligentes, hablan de: Ideas
Las personas normales, hablan de: Cosas
Las personas mezquinas hablan de: La gente
Volver arriba Ir abajo
 
Biografía de Henry Ford
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Biografía de Soraya Lamilla
» FELIZ CUMPLEAÑOS HENRY!!!!!
» El Efecto De La Sombra - Debbie Ford (Documental)
» Alexander Henry Rhind
» Henry monfort

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Hecho por Nosotros Mismos :: USO LIBRE :: * Biografías y Literatura-
Cambiar a: